miércoles, 20 de marzo de 2013

Un diamante


En el  verano del cincuenta y tres yo tenía quince años y trabajaba en el bar de mi tía Conchi haciendo cualquier cosa que no requiriese demasiada habilidad. Un día de agosto… quizá fuera un ocho de agosto por la noche, estaba yo barriendo las colillas, las servilletas arrugadas y los huesos de aceituna del suelo  mientras mi tía leía sentada sobre la barra. Ya habíamos cerrado, pero Joaquín Paniagua irrumpió en el bar como si fuera el jefe del lugar.
— ¡Buenas noches, Concepción! — dijo mientras se acercaba a la barra.
Una vez dentro, se quedó de pie, esperando contestación pero no encontró más que silencio.
—¡Qué sucio tenéis esto! — espetó, con cara de asco y enviando de una patada un hueso de aceituna a la zona que ya había barrido.
—¿Qué quieres, Joaquín? — contestó mi tía sin levantar la mirada del libro — Estamos recogiendo ya.
—Pues quiero un orujo, que esta noche estoy más contento…
—¿Y eso, señor Paniagua? — le pregunté.
—Tú qué ibas a entender… si te falta el pelo en el pecho — respondió despreciándome—. Ponme algo y sigue a lo tuyo, que ya te llegará la vida.
Joaquín Paniagua era un completo idiota. Una escopeta de moralina; un pseudo-sabío  al que tan solo dejábamos entrar al bar porque Conchi jugaba con él;  y todo hay que decirlo: disfrutaba mucho haciéndolo.
—Anda, ponle lo que quiera y que se calle— me dijo desde su lectura.
Le serví un buen chorro de orujo del malo en un vaso cuestionablemente limpio y volví a lo mío, a barrer.
—¿Qué no quieres saber por qué estoy tan contento, Concepción? —volvió a abrir la boca, ahora con la bebida en la mano.
—Te lo acaba de preguntar el chiquillo y lo has mandado a paseo…
—Pues el caso—arrancó—, es que me siento invencible —se congratuló de sí mismo.
—¿Cuántas veces han intentado robarte el diamante ese que guardas? — contestó Conchi en voz baja.
Paniagua, el escuchar tal cosa se quedó helado.
—¿Robarme? —reaccionó con asombro y casi con susto— ¿Robarme un diamante? —insistió— No sé por qué habrían de tener que robarme a mí un diamante. Ojalá tuviera yo un diamante…
—La próxima vez que tengas un diamante no hables de él en un bar de pueblo, y si lo haces, al menos no seas tan bobo de creer que nadie se va a enterar— susurró mi tía, aún sin abandonar la lectura—. El otro día te escuché decirle a tu hermano que habían intentado robarte otra vez, así que supongo que no fue la primera. Y por lo visto, tampoco la última. Aunque si lo que quieres es saber por qué creo que lo han vuelto a intentar es porque dijiste, por lo menos, siete veces durante la cena, que te sentías invencible, la misma frase que acabas de decir —añadió, levantando la voz gradualmente; saboreando el jugo que soltaba el cinismo de Joaquín al exprimirlo—. Tiene sentido que piense que han intentado robarte el dichoso diamante de nuevo, ¿no crees?
Cerró el libro, lo dejó apartado en la barra y contempló como el temple y la vanidad de Joaquín Paniagua se desplomaba. El hombre se quedó callado, sin saber qué decir, cosa que le confirmó a mi tía la veracidad de su argumento. Mi tía, al darse cuenta de esto, cambió su actitud por completo. Sus piernas, que esqueléticas colgaban del mostrador, se balanceaban haciendo alarde de su disfrute. Se le pusieron los ojos chisposos y comenzó a dar golpecitos sobre la madera de la tarima. Yo ya sabía que cuando se ponía así no se podía hacer nada. Aquellos síntomas no fallaban: alguna idea se había atrevido a entrar en su mente, a agarrar a la curiosidad por los pelos y a traerla a escena. Y no sé yo como será la curiosidad del resto de mortales, pero  la de Concepción Margallo García era la más pesada, pedante y latosa que yo jamás he visto.
—Estás hecha toda una maruja —refunfuñó intentado disimular el enfado en la voz—. Poco te importará lo que tenga o deje de tener, así que dile al niño que eche otro chorrito de esto y dejemos el asunto en paz.
Mi tía me miró y me hizo un gesto para que le llevase la botella de orujo.
—Ahora que sé que es verdad, porque antes lo intuía pero al verte reaccionar así lo tengo más que claro, me lo vas a tener que contar a no ser que quieras que todo el pueblo se entere de que guardas un diamante en casa… — le chantajeó mientras le llenaba el vaso—. Y eso, seguro que no evita que dejen de visitarte los ladrones…
—Si es que no sé para qué digo nada —farfulló entre dientes Joaquín—. He decir que lo de los ladrones me importa más bien poco: ese no es mi problema, aunque agradecería la discreción.
—Pues ya sabe usted, señor Paniagua. Hable —ordenó con retintín.
—Verás— dijo antes de detenerse, quitarle un buen sorbo de orujo al vaso y continuar—, hace un mes, estaba en casa; la misma en la que vivieron mi padre, mis abuelos, mis bisabuelos y no sé si alguna generación más. Mis padres vivieron allí, y mi madre, al morir me la dejó a mí… ¡Pero bueno, qué más dará todo esto! El asunto es que   al cruzar el pasillo, noté algo raro al pisar una baldosa. La tanteé un poco con el pie y parecía que estaba suelta, y si no suelta, más holgada que el resto de baldosas. La verdad es que no me sonaba de nada que allí hubiera un ladrillo defectuoso. Nunca me había llamado la atención hasta entonces, pero ahí estaba esa dichosa piedra moviéndose. No le hice mucho caso: lo dicho, lo toqué un poco con el pie pero lo dejé estar, e igual  la segunda y la tercera vez que sentí el tembleque. Yo no soy ningún maniático ni nada por el estilo, pero ver ese baldosín medio hundido junto a los otros, tan perfectos, tan llanos y bien puestos, así que al tercer día de hacer aquél desagradable hallazgo intenté arreglarlo. Le dije a Jaime, el hijo de la panadera, que se pasase por la tarde y que pusiese aquello bien… Mi sorpresa llegó cuando levantó la pequeña losa. Un objeto  asomaba de la tierrecilla que había bajo el piso. Cuando vi aquello, eché al zagal, por la naturaleza misteriosa del propio objeto, y fui a ver qué era aquello.
—Qué interesante—comentó mi tía mientras Joaquín se tomaba un respiro y probaba de nuevo el orujo antes de continuar—. Sigue, anda, sigue.
—Pues cuando comprobé que el hijo de la panadera se había marchado, desenterré la cosa y resultó ser un pequeño joyero de hojalata. Tenía grabadas las iniciales de mi abuelo, o también podría decirse que las mías, ya que me llaman así por él. Dentro tenía un saquito de cuero que se mantenía perfecto e intacto: pulcrísimo. Lo agité y oí que algo interesante sonaba en el interior. Era un ruido genial, un tintineo celestial, una melodía angelical, música de las estrellas, un…
—Sí, sí—interrumpió mi tía—. Ya me imagino que sabes lo que es una metáfora y un sinónimo. Mi imagen de ti no es tan baja, así que te agradecería que te guardaras la pedantería en el bolsillo y siguieras con la historia. Y mejor si vas al grano.
Paniagua frunció el ceño. Parecía que iba a decir algo al respecto, pero finalmente ahogó su réplica en otro trago más. Conchi atendía al vaso como si fuera su propio hijo; cuando amagaba con vaciarse descargaba un chorretón de licor y lo devolvía a su estado original. Joaquín, estaba tan encendido con su discurso que creyó haberse quedado en el segundo vaso y ni se percató de que como poco, la cuenta se le quedaba tres veces corta. 
—Si no me interrumpieras… — se quejó antes de seguir—. ¡Olvídalo! Haré como que no has dicho nada y seguiré a lo mío. Te estaba diciendo, que dentro de la bolsa había dos piedras, que resultaron ser preciosas. Y…
—¿Cómo? —volvió a interrumpir— ¿No estábamos hablando de él diamante, en singular? ¿Por qué hay dos piedras? —preguntó, aumentando el ritmo con el que sus dedos golpeaban la barra del bar.
—¡Ajá! Pues no debería decírtelo
—Tú y yo sabemos que la soberbia no te va a dejar salir por la puerta sin explicarnos porque demonios eres el más rico de España. 
—¡Cómo eres! —dijo tratando de esquivar el comentario y continuó, dándole la razón a mi tía— Eran piedras espléndidas. Yo aún no sabía que eran diamantes, es más, ni si quiera sabía qué hacer con ese tesoro. Lo primero que se me ocurrió fue llevárselo a Martín, el joyero, pero ya sabes que es un mentecato incapaz de ser una pizca de discreto. Y su mujer… ¡Ja! Su mujer es una víbora, una de esas mujerzuelas que van saltando de viudo en viudo… ¡Qué raro me parece que se haya agenciado a un joyero! ¡A ver…!
—¡Maldito mezquino! Céntrate y continúa con la historia.
—No me muerdas…—soltó con voz turbia, con la lengua patinando sobre el orujo.
—No me obligues.
—Lo siguiente que hice fue ir a buscar a mi hermano —reanudó al ver la cara con la que Conchi le contestó—. Él es un hombre de mundo, que hace negocios aquí y allá, que ha viajado y sabe de estas cosas. Es un poco corto: la cabeza no le da para más, pero es discreto. Cuando se los enseñé se quedó fascinado, el pobre no había visto nada tan valioso en su vida. Tuve el atino de no decirle que me las encontré en la casa de nuestros padres, porque que no quería que me reclamase una de las piedras. Me inventé una excusa burda que se creyó. Ya os he dicho que no tenía muchas luces. Hablamos sobre qué hacer. La opción de hacerlo público la descartamos la primera: no quería ni que me quitasen el diamante ni que me tachasen de masón o de ladrón. Él me dijo que hace años conoció a un hombre que se dedicaba a tasar y a poner en contacto a interesados en comprar y en vender joyas de estraperlo. Por lo visto era un buen negocio. Me pareció buena idea, quizá incluso encontrase alguien que lo comprara.
»A los dos días quedamos con este hombre. Su nombre no importa ahora. Parecía ducho en la materia: fue él el que nos dijo que eran diamantes y el que nos explicó que es más correcto referirse a ellos en singular. Por lo visto, la joya es tan famosa que hasta tiene una historia propia. Me detalló, incluso, que las piedras pertenecían al mismo diamante en bruto, que éste era tan grande que el orfebre que pulió la roca originaria decidió dividir en dos el tesoro. Por lo que él me contó, tan gigantesco era el diamante madre, que de haber intentado acicalarlo y dejarlo de una pieza podría haberse desmenuzado en miles de cristales. Valiosos todos ellos, sí, pero esa multitud no tendría ni la décima parte del valor de uno de los dos diamantes. También me contó, al hilo de esto, que tenían hasta nombre propio: Adamas y Diamas. Da igual cuál es cuál porque son totalmente idénticos. Lo más curioso de todo es que circula cierta leyenda entre los orfebres, los joyeros y las personalidades de la calaña de este traficante de que dos diamantes como éstos se extraviaron, por decirlo de alguna forma, durante la guerra.  Incluso se dice que pertenecieron a los Borbones.
—Ya veo —asintió mi tía—. Así que se trata de un diamante… dividido en dos, pero uno al fin y al cabo. Es raro, aunque si lo piensas bien… la Santísima Trinidad la forman tres y nadie la cuestiona. Sigue, anda.
—Se ve que es un diamante complicado de vender —siguió con su historia—, así que el canalla de las joyas me aconsejó que lo guardara a buen recaudo mientras él intentaba conseguirme un comprador. Es tan valioso el tesoro que guardo que apenas unas pocas personas en el mundo pueden comprarlo, ¿puedes imaginarte cuán valioso es? —dijo alargando el cuello y frunciendo las cejas— ¡Pues claro que no puedes imaginártelo! —se contestó a sí mismo— Es desorbitado lo que valen… hasta yo quedé fascinado —presumía, con una gota de saliva deslizándose entre la comisura de sus labios—. El problema es que no tenía donde guardarlo. Pensé en devolverlos a su sitio, pero el hijo de la panadera ya sabía algo. No me fiaba.
»Aquello suponía una verdadera preocupación, pero mi hermano y su amigo el traficante, me dieron la solución. No me extraño, porque ya te puedes hacer una idea de lo que saben los que están en ese mundillo. Me presentaron a un tercer individuo, éste era un especialista en crear sitios seguros para guardar objetos valiosos. Tampoco me preocupó si podía hablar de más por ahí,  porque su fama dependía de que no le robaran a sus clientes, y yo ahora era uno más, quizás el más especial de todos. El nombre de éste tampoco importa, solo te diré que era todo un profesional. Me prometió que la sala en la que guardara el diamante sería más segura que el propio Museo del Prado y que para ello iba a traerme una aparato recién inventado en los Estados Unidos, con el cual, cualquier caco que se atreva a entrar en mi casa se llevará el susto de su vida, pues sonaría un estridente ruido que haría que yo y mis guardias salgamos, con escopeta en mano, a recibirle. Y todo esto en el peor de los casos, porque que la seguridad sería máxima con las nuevas puertas y ventanas que me prometieron que serían infranqueables. ¡Saldrán corriendo! ¡Es genial! ¡Las modernuras acabarán por comernos!
»El único inconveniente es que toda esta parafernalia me resultó cara. Muy cara. Demasiado cara. Incorporar tales niveles de seguridad a mi casa no fue cosa barata, pero, ¡qué más da! Apenas es un pellizco de lo que ganaré cuando venda el diamante.
—Ya me imagino por dónde seguirá todo esto, pero aún así, continúa que se hace tarde —sentenció mi tía.
—¿Sí? ¿Ya lo sabes? ¡Pues vaya con la Conchi, qué inteligente que ha salido! ¿Así que ya te imaginas que la seguridad ha sido tan buena que en este mes han intentado robar catorce veces y ni en una sola ocasión lo han conseguido? ¡Ja! ¡Estúpidos ladrones! ¡No pueden con tanta tecnología! ¡Soy invencible!
—¿Habéis atrapado a alguno? —inquirió con intriga mi tía.
—¡A ninguno!¡Eso es lo mejor! ¡Ni se atreven a acercarse al diamante! ¡Oyen el ruido y salen escopetados, como liebres! ¡Ja! ¡Estúpidos ladrones! ¡Soy invencible!
—Ya va siendo hora de que te metas en tu fortaleza y dejes de vaciarme botellas —sugirió Conchi.
—¡Por una vez tienes razón! ¡Conchi, Conchita, Concepción, qué lista eres, madre! —gritó, haciendo alarde de su borrachera— ¡Bueno, bueno! ¡Me voy ya! ¡Apúntamelo en la cuenta, que ya te pago!
Joaquín Paniagua salió tambaleándose del bar de mi tía, yo acabé de barrer, cerramos el bar y nos fuimos a dormir. Estuve dándole vueltas toda la noche a la historia del señorito Paniagua hasta que me dormí. No sabía si creérmela y no fue hasta la mañana siguiente cuando salí de dudas. A primera hora, con el bar recién abierto y cuando aún no había nadie, Joaquín entró por la puerta del bar. Esta vez no traía aires de grandeza, ni verborrea asfixiante. Venía tembloroso y con la piel del color del mármol. A primera vista me pareció que el orujo le había sentado mal, pero la causa de su malestar era otra.
—Lléname un vaso con lo de anoche— ordenó Joaquín Paniagua con voz tristona.
—Te veo jodido— le dije.
—¿Jodido?—amagó un enfado— Pues sí, niño, estoy jodido, así que déjame tranquilo —terminó, diluyendo el primer tono agresivo en su más que patente malestar.
—¡Mira, si ha venido el invencible! —espetó mi tía— Hoy ya no se te ve tan bien, ¿qué te han robado el diamante?
—Tan lista como siempre… Pues sí, me han quitado el maldito diamante.
—¡Diantres! ¿Cómo ha sido? —pregunté alarmado.
—Esta mañana, bien pronto, me he despertado y ya no estaba— me contestó, esta vez sin fuerzas para despreciarme—. Las puertas y las ventanas están intactas, y el ruido no sonó. He aplicado el método Paniagua…
—¿Cómo? ¿El método qué? —preguntó mi tía, sorprendida al tiempo que soltaba una carcajada— Podrías explicarme en qué consiste ese método.
Joaquín obvió las risas y comenzó la explicación, como si todo le importara nada:
—No te rías. Es pura lógica. Si parto de las premisas adecuadas llegaré a conclusiones certeras. Pero el método me ha fallado. Si las posibles entradas, que son inquebrantables están intactas y si el sonido de advertencia que indica que alguien ha entrado en la habitación no ha sonado, la lógica me dice que el diamante ha de estar en su sitio, pero no lo está. Y del modo contrario: si el diamante no está y nadie puede haber entrado en el salón sin que yo lo sepa… ¿Qué demonios ha pasado? El lugar estaba completamente cerrado, a cal y canto. No entiendo nada…
—Eres el Descartes de lo absurdo, un burdo Aristóteles que se recrea en su método. ¡Patán! —decía Conchi gritando como una posesa—. ¿Qué me darías si te encuentro el diamante, y encima, te explico cómo lo han hecho?
—¿Podrías tú hacer eso?
Aquel personaje alicaído, pasó por alto los insultos y dejó que los ojos le brillaran al oír el trato que mi tía le proponía.
—Esa no es la pregunta, la cuestión es qué me darías.
—Después de pagar la seguridad no me queda mucho…
—Póbrecito. ¡Míralo! ¡Ayer cuando tenías un diamante no decías lo mismo! Pero te entiendo y me adapto. Con que me pagues el doble de lo que me debes, me conformo. Piensa en que te hago el favor gratis y tú tan solo pagas los intereses tu deuda. Que no es poca.
Joaquín solía ir a diario al bar, pero nunca pagaba y si lo hacía era cuando mi tía le amenazaba con no servirle una gota de orujo nunca más. Y ni siquiera en ese momento saldaba toda su cuenta, sino que pagaba una parte y seguía engordando lo debido. Mi tía tan solo lo permitía porque le gustaba su presencia, o mejor dicho, le gustaba jugar con él, con sus ideas y reflexiones. En cualquier caso, el dato que nos importa ahora, es que lo que Joaquín Paniagua debía al bar de Conchi no era poca cosa.
—De acuerdo, que así sea— asintió, con creciente ánimo.
Mi tía no pudo contener su alegría aún cuando la intentaba disimular: la comisura del labio le temblaba y sus ojos se desplazaban por toda la habitación compulsivamente, como si viese algo que el resto no podíamos ver. Hasta se acercó a la barra para poder darle golpecitos con los dedos. Estaba nerviosa, sus gestos así lo traslucían, aunque Joaquín estaba cabizbajo, enfrentándole la mirada al vaso de orujo y no se percató.
—Joaquín. Mira.
Al tiempo que le dedicó la mirada a mi tía, ésta sacó del bolsillo un pañuelo moquero anudado que parecía envolver algo. Le quitó el nudo con manos temblorosas y nos mostró que, en efecto, allí estaban las dos piedras preciosas.
—¡Tú! ¡Ladrona! —gritó exasperado Joaquín— ¿Cómo? ¿Cómo has podido? ¡Maldita…!
—¡Calla, idiota! ¡Un trato es un trato! Paga ahora y te cuento el resto.
Joaquín Paniagua sacó la cartera y le dio todo lo que tenía. No era el total de la deuda, pero era un buen pellizco y mi tía aceptó ya que hasta habría pagado por poder contar cómo lo había conseguido. Una vez con el dinero guardado, y sin que ninguno de los dos nos lo esperáramos, Conchi le gritó: «Toma, cógelo, que es tuyo », y le lanzó, de mala gana, uno de los dos pedruscos para que lo atrapara al vuelo. Joaquín no pudo cogerlo y acabó en el suelo, convertido en polvo de diamante. Éste, no pudo contener que un río de lágrimas, engendrado por la ira, brotase de sus ojos. El color de su cara se tornó en el de la lava volcánica, y por las onomatopeyas y gestos que hacía, su temperamento debía estar igual que caliente que el propio magma.
Joaquín se acercó a mi tía enfurecido, con los ojos inyectados en sangre y con intenciones asesinas, pero para suerte de Conchi la barra estaba entre los dos.
—O te tranquilizas o estampo el otro contra el suelo—amenazó, sujetando el diamante en alto—. Mira lo que voy a hacer… —insinuó mientras rebosaba tanta satisfacción que le exudaba por los poros.
Mi tía alargó la mano, sin perder de vista a Joaquín, y sacó de su bolsillo una pequeña navaja, que desenfundó y apoyó sobre el diamante.
—Sabes lo que significa si consigo rayar la piedra, ¿verdad? —le preguntó al cuerpo enfurecido que se encontraba tras la barra, mientras ella soltaba una carcajada cruel.
Desplazó la navaja por la joya y el filo dejó tras de sí una estela en la piedra.
—¡Ja! Mira, mira, qué raya tan bonita. ¿Sabes lo que eso significa, verdad que lo sabes, no?
Conchi le volvió a lanzar la piedra, pero esta vez con intención de que lo atrapara al vuelo. Joaquín lo cogió, y al ver el rayajo, su color y su calor pasaron a ser el del hielo. Agarró el pedrusco con las dos manos y se quedó contemplando la imperfección durante un rato largo.
—Venga, aplica ahora el método Paniagua —ironizaba—. Vamos, que te oiga yo… —y sin dejarle hablar, continuó—. Vale, yo lo aplicaré, no te preocupes. Si el diamante es el mineral más duro del mundo, y si entendemos la dureza como la resistencia a ser rayado, el diamante no puede ser rayado por ningún otro mineral. Por tanto, si eso a lo que llamas diamante, ha sido rayado por el filo de mi navaja: eso a lo que tú llamas diamante no es un diamante.
—Es imposible…
—No, no lo es. Y si sigo aplicando tu ridículo método llegamos a la conclusión de…
—¡Calla, mujer! —ordenó Joaquín desde su estado depresivo.
—No, no me callo, que ahora llega lo más divertido. Habíamos pactado que te iba a contar cómo lo he hecho.
—Pues yo me voy… No aguanto esto más…
Joaquín se bebió lo que le quedaba de orujo y se fue, cabizbajo, con el rostro pálido y los ojos hundidos.
—Menudo idiota… —murmuró mi tía cuando éste ya había salido por la puerta.
Yo había permanecido callado, silenciado por la presión que el asombro me ejercía en el pecho. Cuando Joaquín Paniagua se marchó, hice recuento de lo ocurrido y me percaté de que no había entendido nada. ¿Cómo había conseguido robar el diamante con tanta seguridad? ¿Por qué era falso el diamante? Preguntas y preguntas empezaron a burbujear en mi mente.
—¿Qué ha pasado hoy aquí, tía?
—Ya veo… Pues la verdad es que es sencillo —comentó, subiéndose de un brinco a la barra, frotándose las manos y en resumidas cuentas, dando a entender que iba a disfrutar explicándomelo—. Cuando Joaquín vino ayer y nos contó la historia de los diamantes me di cuenta de que había algunos puntos negros en lo que decía. ¿No te parece extraño que de catorce intentos de robo no hayan sido capaces de detener a nadie? A mí, por lo menos no me parecía posible. Si de verdad existía tal seguridad, era una idea boba seguir intentando robar la joya tras trece intentos, ¿no crees? Esto desató mi curiosidad, y no me dejó dormir. Estuve dándole vueltas toda la noche, hasta que no aguanté más y fui a ver, por mi misma, empíricamente, por qué los ladrones seguían intentándolo.
»Fui hasta casa del Paniagua, y con el único problema que me topé es con una puerta con dos cerraduras y una reja en las ventanas. Si eso eran las entradas inviolables de las que hablaba… Bueno, lo que hice fue abrir las dos cerraduras con una ganzúa. Una sabe ciertos truquillos, y aquella cerradura se rindió ante mi maña y un alambre. Entré con cuidado, tan solo quería saber cómo funcionaba el aparato detector del que nos había hablado, y por si acaso, me preparé para salir corriendo en caso de que sonara. Si catorce rufianes lo habían hecho antes, no me creía tan tonta como para fallar. Lo sorprendente es que no ocurrió nada. Entré y cogí las piedrecillas, que estaban en medio de la habitación, sobre una vitrina. Al llegar a casa, los acaricié con un cuchillo y se rayaron. Eran falsos.
—¡Vaya! Entonces, ¿nos ha engañado? — pregunté asombrado— ¿Toda esa parafernalia traída de América era mentira?
—No. Me temo que él se creyó todo eso. ¡Pobre mezquino! ¡Ja! Le habían estafado.
—¿Estafado?
—Sí. Cuando entré y no sonó ningún ruido, todo cobró sentido. La forma tan extraña de encontrar los diamantes, el desprecio a la inteligencia de su hermano, la gran suma de dinero que le cobraron por instalar la seguridad en su casa, los catorce robos en apariencia…
—¿Cómo? —insistí, confuso.
—Verás, el diamante tan solo era una distracción. Su hermano, colocó el diamante ahí para que lo encontrara. Éste, era consciente de que acudiría a él en busca de ayuda y de que, además,  lo tenía por tonto. En realidad, fue muy astuto. Planeó todo a conciencia y simuló ayudarle, tan solo para conducirle a sus dos compinches, que culminaban la farsa: el tasador y el que le instaló el aparato, que dudo que exista. Inventaron historias tan rebuscadas para darle coherencia, ¡hasta le pusieron nombre a los diamantes! El timo consistía en desviar su atención hacia el diamante: hacerle creer que ahora era rico, y cobrarle un dineral  por proteger el diamante, que aunque fuesen muchos millones de pesetas, nada sería en comparación con el valor del tesoro que ahora tenía. Es un plan astuto, he de reconocerlo.
—Ya veo… y… ¿y los robos, por qué catorce robos? ¿se corrió la voz de que tenía un diamante?
—No, lo más seguro es que su hermano y sus secuaces simularan robar para hacerle pensar que el aparato detector funcionaba a la perfección. Los robos tan solo son una mentira que acaban por construir una ilusión coherente.
—Ahora todo cuadra…
—No. A decir verdad, no hay forma de saber si todo esto que te acabo de contar es cierto. Tan solo es deducción, lógica. Pero desde luego tiene sentido. Sea cierta o no, me ha servido para sacarle un buen pico al patán de Joaquín.