domingo, 26 de junio de 2011

Cuerpos por cuerpos.

Uñas por dientes y labios por labios,
comercio de pasiones y atropellos,
trueque de perversiones y resabios.

Comienzo en sus cenizos cabellos,
plagados de infinitas cabriolas
que danzan al ritmo de mi resuellos,

en cumbres culminadas en areolas
y valles enterrados en albos cueros,
en iris castaños que me controlan.

Y no acabo pues quedo muerto,
postrado entre mechones y corolas.
Aquí, bajo el candor de su sexo.