domingo, 12 de junio de 2011

Pues vaya, qué desengaño.

¿Qué sentido tiene estudiar para seguir estudiando en una existencia en la que no se vive para seguir viviendo? Trabajar dirán algunos. Qué triste, digo yo.