jueves, 8 de septiembre de 2011

Crear o destruir.

Concebir o asesinar. Escribir o quemar. Construir o demoler. Criar o abandonar. Plantar o talar. Curar o envenenar. Perdonar o culpar. Limpiar o ensuciar. Edificar o detonar. Elogiar o calumniar. Decir la verdad o mentir. Idear o plagiar. Comprar o robar. Amar u odiar. Crear o destruir; todo se resume en eso. Cuán difícil es crear en comparación con la sencillez que supone destruir. Supongo que si acabar con el trabajo y el esfuerzo de alguien de un plumazo no fuese tan sencillo, el sudor y la sangre derramada empleada en crear no tendría valor.