martes, 24 de mayo de 2011

Exámenes.

Tazas humeantes, cucharas que se amontonan junto a unos recipientes que no hace mucho rebosaban cafeína y teína, botellas de agua vacías y platos sin alimento, montañas de desidia y ropa amontonada en los rincones. Polvo y camas deshechas. Pastillas para el dolor de cabeza. Folios y un mar de virutas de borrador componen una capa opaca sobre el resto de útiles que descansan en la mesa, desgastados por el uso.

La sangre fluye acelerada por el té y el café, se detiene en seco ante el cansancio súbito justo antes de que la cafeína vuelva a hacer efecto. El sueño solo es una imagen ilusoria del pasado. La noche es larga.